Puerto Rico: Misa de Reparación tras baile obsceno frente a la Catedral

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El arzobispo metropolitano de San Juan en Puerto Rico, Mons. Roberto Octavio González Nieves, presidió ayer 1 de agosto una Misa de Reparación en la Catedral de la capital tras los bailes ofensivos que llevaron a cabo un grupo de manifestantes en frente de la Catedral el pasado 24 de julio. El grupo de jóvenes exigía inicialmente la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló pero después lanzaron una protesta al ritmo del reggaetón, con gestos obscenos y algunas personas se mostraron semidesnudas frente a la Catedral.

Un baile obsceno que ofende a la Iglesia y sus fieles

Durante su homilía, Mons. Octavio repudió dichos actos y consideró que estas personas con sus gestos obscenos y expresiones ofendieron profundamente y faltaron el respeto a la Iglesia y a sus fieles: “El miércoles 24 de julio, en las escalinatas de nuestra Catedral, nuestro pueblo católico se sintió ofendido cuando observó, ya sea en persona, o a través de las imágenes televisivas, de la radio o de las redes sociales, que la entrada a la Catedral fue utilizada por algunas personas que con sus gestos obscenos y expresiones nos ofendieron profundamente y nos faltaron el respeto”.

El objetivo de la Misa no es juzgar, sino pedir respeto por los lugares de culto

También aclaró que esta Misa de Reconciliación no tenía como objetivo “condenar un baile ni juzgar a estas personas y ni mucho menos poner en tela de juicio una histórica protesta”, sino de “desagraviar el lugar en que se realizó”: “El respeto que se le exige a cualquier hogar de familia o propiedad privada o pública también lo recabamos para nuestros sitios de culto” puntualizó.

Diferenciar entre libertad de expresión y ofensa al prójimo

En este sentido, explicó que, como iglesia Católica, “respetan y promueven la libertad de expresión” pero la verdadera libertad de expresión  - subrayó – “no comprende un supuesto derecho al insulto, a la ofensa, a la destrucción o un desprecio a lo sagrado”. “Cuando se ejerce la verdadera libertad de expresión, se practica con los demás el mismo respeto que se exige para sí”.

Un acto de reparación que involucra a todos

Mons. Octavio además explicó que este “acto de reparación” no se puede limitar únicamente al baile mencionado, pues como líderes religiosos y como pueblo católico, “también necesitamos hacer un acto de reparación por las veces en que hemos ofendido, no sitios sagrados, sino a otros seres humanos cuando los humillamos, los perseguimos, los burlamos e ignoramos sus necesidades”. Y por todo esto, “pedimos perdón” expresó ante la multitud de fieles presentes.

Acto de reparación también para erradicar la corrupción

Al final de su homilía, el arzobispo metropolitano de San Juan subrayó que el pueblo puertorriqueño también necesita “experimentar un acto de reparación que erradique la corrupción de la manera en que se administran los fondos públicos y de la manera en que se levantan fondos para campañas políticas” pero puntualizó que se debe ser conscientes de que la corrupción que sufren no es únicamente la de este Gobierno, “sino la que vienen sufriendo por décadas”.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets