El Templo Expiatorio de León, la pequeña ‘Notre Dame’ de México

Cuando el obispo de León, Emeterio Valverde y Téllez bendijo la primera piedra del Templo Expiatorio Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús, aquel 8 de julio de 1921, nadie imaginó que, 90 años después, la visita de un Papa a México -Benedicto XVI- sería la motivación para concluirlo en su totalidad, y que finalmente fue inaugurada el 20 de marzo de 2012.

Leer: San Miguel Arcángel: la iglesia más famosa de San Miguel de Allende

Construido con estricto estilo neogótico, con sus rosetones, vitrales, agujas, arcos, columnas y otros elementos arquitectónicos que a no pocos les hacen ver algunas semejanzas con la Catedral de Notre Dame, en París, esta iglesia materializó el anhelo de muchos, pues algunas dificultades alargaron su construcción: primero, una alarmante inundación en 1926, y luego la Guerra Cristera (1926 a 1929).

Pese a todo, la construcción avanzó a lo largo de los años, sin detenerse del todo, de acuerdo con lo que explica el investigador Martín Checa en su estudio Visiones del neogótico mexicano.

Lee: El pueblito que recibe a un millón de devotos de Santo Toribio Romo

El predio original fue cedido por una creyente devota del Sagrado Corazón, llamada Martha Araujo. Los fieles recaudaron fondos, y poco después de su inicio, los arquitectos pensaron que para obtener recursos se podía crear una amplia zona de criptas, aprovechando los 12 metros de profundidad de los cimientos.

A la larga, esto se convirtió en un sello característico de la iglesia, con sus nichos cubiertos de mármol blanco, sus arcos, columnas de mármol verde traído de Guatemala, y su elegante altar.

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús

Los detalles

Entre los detalles que cautivan a los visitantes están los vitrales: unos fueron realizados en Encarnación de Díaz, Jalisco, y otros en León, en el taller del arquitecto Rodolfo Gutiérrez.

Muestran varias escenas bíblicas: la Anunciación, el Nacimiento de Cristo, el Calvario, Pentecostés, la Ascensión del Señor, Cristo Rey del Universo y la Basílica de San Pedro, en Roma. Hay uno más que reproduce a la ciudad de León con sus principales edificios e iglesias.

Otro detalle son las puertas de bronce de la fachada, que tienen relieves diseñados por el escultor José Carlos Ituarte González; estos representan la creación y la expulsión de Adán y Eva del paraíso terrenal, la Anunciación, Jesús ante el pueblo de Israel, la Última Cena, la Crucifixión y la Resurrección, entre otros.

La campana mayor, instalada a 13 metros de altura, pesa más de dos toneladas y media, y fue fundida en 1950 por el artesano leonés Tiburcio Medina.

Hoy, el Templo Expiatorio de León es uno de los principales atractivos turísticos de esa ciudad, y una de las iglesias de estilo neogótico más reconocidas del país. anales reparten en Catedral miembros de la pastoral socio-caritativa.

Lee: Tras los pasos de Juan Diego, la ruta para ir al encuentro con la Virgen


Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets