El laico siempre tiene la razón


Estimada Anxelina:
No te preocupes, no he borrado nada que tuviera algún valor. Pero había cosas que no eran otra cosa paja. Había centenares de páginas que no aportaban absolutamente nada. Ahora todo está organizado y claro. Incluso he dejado obras tan prescindibles como las seis obras del Ciclo Babeliano que cuenta con un millar de páginas. Incluso he dejado varios miles de páginas de anotaciones que se acumularon, durante años, para futuras novelas. Qué pereza me da ahora leer esas listas. Cada anotación pensé que me sería utilísima y ahora me aburre leer esas enumeraciones de citas. En fin, todo está ahora archivado de forma organizada y clara. Solo he quitado la pura paja.
Estimada Lucía:
Sabes que me alegra mucho el que visites y escribas en mi blog. No te preocupes si alguno te ataca en lo personal. Desearía que, en la sección de comentarios, todo el mundo pueda expresarse con libertad, mientras no insulte a los demás. La diversidad de ideas enriquece esa sección que es más vuestra que mía. Ninguno sobra, mientras no falte a los demás. Si no estáis de acuerdo con Lucía, exponed vuestras razones, pero respetadla.
Estimado Alfonso:
Tus comentarios ya sabes que los considero especialmente valiosos. Aunque este lugar del inmenso Internet se llame “Blog del padre Fortea”, la sección de comentarios es un lugar de encuentro. Con que os reunáis y charléis, daría lo mismo que se llamase “Lugar de encuentro” o la “Taberna del loro de oro”.
Estimados todos:
Si hay algo que ha cambiado en este blog, es que al principio hablaba con más libertad de lo humano. Siempre he distinguido entre un sermón y la conversación de un cura en el bar del pueblo. (Cuando yo era párroco, iba al bar del pueblo con mis feligreses, aunque solo me tomaba una cocacola, ya que nunca me ha gustado ningún tipo de alcohol.)

Pero, con los años, me arrepiento de haber hablado con cierta libertad indebida de algunos políticos, aunque fueran socialistas con una política abiertamente en contra de los obispos.

El que lea este blog desde el principio observará que ya no hago comentarios contra los gobernantes, salvo que sean unos abiertos dictadores que oprimen a mis hermanos. Me arrepiento de haber hecho algunos comentarios sobre Trump. Donald, perdóname.
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets