Un día como hoy comenzó el Concilio donde surgió el Credo Niceno-Constantinopolitano

REDACCIÓN CENTRAL, 20 May. 19 (ACI Prensa).- El 20 de mayo del año 325, un día como hoy casi 1.700 años, se inició el Concilio de Nicea en el que nació el Credo Niceno-Constantinopolitano, una declaración de fe que además respondió a la herejía del arrianismo.

El Credo o Símbolo Niceno-constantinopolitano es una declaración dogmática de los contenidos de la fe cristiana, promulgada en el Concilio de Nicea y ampliado en el Concilio de Constantinopla del año 381.

En el libro “50 preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia”, elaborado por un grupo de profesores de la Universidad de Navarra (España), se explica que el Concilio de Nicea es el primer concilio ecuménico, “es decir, universal, en cuanto participaron obispos de todas las regiones donde había cristianos. Tuvo lugar cuando la Iglesia pudo disfrutar de una paz estable y disponía de libertad para reunirse abiertamente”.

Se desarrolló del 20 de mayo al 25 de julio del año 325 y contó con la colaboración del emperador Constantino. El emperador, “tras haber logrado con su victoria contra Licinio en el año 324 la reunificación del Imperio Romano, también deseaba ver unida a la Iglesia, que era sacudida por la predicación de Arrio, un sacerdote que negaba la divinidad de Jesucristo”.

Entre los padres conciliares estaba Alejandro de Alejandría, ayudado por el entonces diácono Atanasio, quien llegaría a ser obispo, y declarado santo después de su muerte. Este último sería esencial en la lucha contra la herejía de Arrio.

En el Concilio, cuando Eusebio de Nicomedia, partidario de Arrio, tomó la palabra para decir que Jesucristo no era de naturaleza divina, la mayoría de los asistentes notaron que esa doctrina traicionaba la fe recibida de los apóstoles.

Para evitar la confusión, los padres conciliares decidieron redactar, sobre la base del credo bautismal de la iglesia de Cesarea, un símbolo de fe (credo) que reflejara la confesión genuina de la fe recibida y admitida por los cristianos desde los orígenes.

Todos los padres conciliares, excepto dos obispos, lo ratificaron el 19 de junio del año 325.

Si bien Constantino apoyó la realización del Concilio, no influyó en la formulación de la fe que se hizo en el credo, porque no tenía el conocimiento teológico para eso.

Otros problemas teológicos, en especial trinitarios, no se resolverían sino hasta el primer Concilio de Constantinopla, cuando el carácter divino del Espíritu Santo se afirmó definitivamente.

En el Concilio de Constantinopla se amplió el Credo Niceno y se pasó así el Credo Niceno-Constantinopolitano.

Puede leer el Credo Niceno-Constantinopolitano AQUÍ.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets