El dinero, entre la virtud y la debilidad humana

Hoy dedico el último post a este capítulo de la relación entre los presupuestos públicos y la moralidad. ¿Organizar unos juegos olímpicos realmente beneficia a los ciudadanos o a los políticos que los organizan?  A Brasil, en mitad de una recesión, le costó 4.6 mil millones de dólares. 

Alguien me dirá que es algo excepcional. Bueno, está también la Exposición Mundial de Sevilla, está la Fórmula 1 en Valencia, están las exposiciones de arte abstracto y ultramoderno a cargo de las de fondos públicos, viajes oficiales, etc. etc.
Solo la Fórmula 1 en Valencia ya han costado 308 millones de euros y la factura sigue creciendo. El tema de las investigaciones I+D es otro campo que prefiero no tocar. Son 7.400 millones de euros y allí sí que hay muchas cosas, pero muchas, que decir.
Vivimos en mitad de una sociedad que moralmente no está sana y nuestros gobernantes son una representación de esa sociedad.
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets