El secreto de Roshfrans para el éxito

Dice Mateo 5,15 que “no se enciende una luz para ponerse debajo de un cajón, sino sobre el candelero para alumbrar a todos los que están en casa”. Esa es la premisa de la empresa Roshfrans, una marca que ha sido por décadas un referente de la industria de lubricantes para automóviles, y que ha sustentado su crecimiento y éxito en los valores del Evangelio.

“La Doctrina Social Cristiana invita a los empresarios a utilizar los bienes para el bien común. En la medida que lo hacemos, aumenta la confianza de los trabajadores, y cuando éstos practican su fe, se genera una sinergia de reciprocidad…”, dice Sergio Platonoff Castillo, director general de la compañía.

Leer: Lucila Servitje, la mujer que difunde la doctrina social de la Iglesia

Los cimientos de Roshfrans fueron construidos hace 63 años por Nicolás Platonoff Batrak –su abuelo–, un inmigrante ucraniano que llegó a México con la idea de crear una empresa cuya misión fuera dar empleo a los hijos de sus trabajadores, y así asegurar su permanencia a lo largo del tiempo.

Platonoff Batrak buscaba el bien de la gente que trabajaba con él. Esto atrajo a diversas organizaciones civiles y asociaciones religiosas, con las que fue creando alianzas que a la larga derivarían en un modelo de trabajo único y una fundación para apoyar diversos proyectos.

“Cuando vives el Evangelio vives en paz, compartes amor, y los problemas se manejan de una forma diferente”, dice Platonoff Castillo en entrevista con Desde la fe.

Los cinco ejes de la Fundación Roshfrans

La Fundación Roshfrans surge a partir de la necesidad de formalizar la ayuda continua que Nicolás Platonoff daba.

“Él buscaba permanentemente el bien de sus trabajadores. Se preocupaba por el que traía los lentes rotos, los zapatos en mal estado. El trabajador, por su parte, tenía la confianza de acercarse con él cuando tenía un problema económico, una urgencia médica, o cuando necesitaba dinero para un sepelio u otras situaciones así”, relata Platonoff Castillo.

Leer: Las parroquias que buscan a los fieles en su trabajo

La fundación hoy trabaja sobre cinco ejes: Salud, Educación, Marginación y Pobreza, Medioambiente y Asistencia Social.

Platonoff Castillo explica que, como “fundación de segundo piso” –de esa forma se llama a las que no tienen centros de ayuda instalados–, la de Roshfrans apoya a otras instituciones de asistencia privada, mismas que les exponen sus proyectos, de los cuales el Comité elige los que más se apeguen a los valores y filosofía de la empresa, procurando abarcar la mayor cantidad posible.

Valentía cristiana en las empresas

Después de tres generaciones de la familia Platonoff, los valores de la empresa siguen intactos. “El compromiso que yo tengo –dice el director general de la compañía–, es mantener esa filosofía. Se nos han acercado empresas internacionales con la intención de comprar la nuestra. Sin embargo, anteponiendo justamente nuestros valores, hemos sacrificado el interés económico, para no dejar Roshfrans en manos de personas que seguramente privilegian los intereses económicos a los sociales”.

Señala que su deseo es que la empresa sea ejemplo para otras, como para él lo fue Bimbo, que a su consideración vive los valores cristianos despojados del temor a la crítica.

Cuando Platonoff Castillo inició el programa espiritual al interior de la empresa, muchas personas le decían: “¡Qué valiente!”, cosa que él no entendía. “Ahora puedo decir que sí se necesita valentía, pero también abandonarse en manos de Dios y dejar que las cosas salgan como Él quiera. Hemos tenido muchas vicisitudes, pero vamos de la mano de Él y de la Virgen, que desatan los nudos que se van formando en el camino”, expresa.


Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets