Cómo obtener salud emocional

Querida Lupita:

Soy una persona explosiva y siempre me he justificado diciendo que en mi infancia hubo maltrato y alcoholismo. Sin embargo, al visitar a mi hermana que vive en Estados Unidos, pude ver que ella es una persona alegre y sencilla. Me ha enseñado que no estamos determinados por nuestro pasado. Yo quisiera tener lo que  ella tiene y poder cambiar. ¿Es posible?

Ana Isabel C.

Hermana mía, Isabel:

Cuando una persona enfrenta cada día de su vida con serenidad y alegría, podemos decir que cuenta con salud emocional.

Todos podemos desarrollarla si así lo deseamos. Debemos actuar en dos direcciones:

  1. Contener las emociones negativas
  2. Promover las emociones positivas

Hay tres emociones negativas en las que hay que trabajar: resentimiento, ansiedad y depresión. El resentimiento se da cuando ha habido una larga historia de descalificaciones o un acontecimiento marcadamente injusto en la vida de alguien. La ansiedad se produce al tener miedo del futuro y, la depresión o desánimo se asocia con pérdidas, con un pasado doloroso o lleno de “tormentas emocionales”.

En la base de la salud emocional está la salud mental. No dejes pensamientos tóxicos por mucho tiempo en tu mente. Identifica el pensamiento que te llena de rencor y aplica el antídoto. Propongo este ejemplo: una mujer teme por perder su matrimonio y se dice a si misma: “en este matrimonio no hay comunicación, seguro que no me quiere, tal vez encontró a otra, se ha acabado el amor”.  Estos pensamientos dan por resultado la preocupación y ésta es una emoción tóxica que siempre acaba mal. El antídoto es: discernir lo que depende de uno mismo y hacerlo. Activa un plan de acción.

Para quienes tenemos fe conviene orar así: Señor, ante esta situación yo haré lo que está en mis manos, y lo que no esté en mí, lo pongo en tus manos. En tus manos Señor. Yo confío en ti.  Amén

Hacer lo que está en mis manos implica vivir en el presente y promover las emociones positivas.

La emoción positiva más importante es: convertirnos en agentes de felicidad

  1. Usar palabras positivas. Evitar ofender.
  2. Preguntar: ¿qué puedo hacer para que tu día sea mejor hoy?
  3. Transformar el dolor en amor.

¡Vencer el mal con el  bien!  Es lo único que verdaderamente funciona.  

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegasoficial

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets