Tras ser condenado, el cardenal francés Philippe Barbarin, presentará su dimisión

El Cardenal Philippe Barbarin, una de las más figuras más poderosas de la Iglesia francesa, presentará su dimisión al Papa Francisco tras haber sido hallado culpable el jueves 7 de marzo por un tribunal de Lyon (Francia), de haber silenciado el caso de un pederasta que trabajaba en su diócesis, hecho por el que ha sido condenado a seis meses de cárcel con exención de cumplimiento de pena.

“He decidido ir a ver al Santo Padre para entregarle mi dimisión, me recibirá en unos días”, anunció Barbarin en la Diócesis de Lyon en una comparecencia de menos de un minuto en la que no admitió preguntas. Barbarin, considerado un hombre próximo al Papa Francisco, es el religioso de más alto rango en la jerarquía eclesiástica francesa que ha tenido que responder ante la justicia por no denunciar los abusos sexuales contra menores por parte de sacerdotes a su cargo. Es, también, solo el tercer religioso en Francia enjuiciado por ocultar casos de curas pederastas, un problema que acaba de tratar El Vaticano en una cumbre contra los abusos.

Los hechos habían prescrito

Barbarin, de 68 años, compareció a comienzos de enero de 2019 ante ese tribunal junto a otros cinco cargos eclesiásticos de su arquidiócesis por su silencio ante los abusos cometidos hace más de 25 años por el cura pederasta Bernard Preynat.

La condena ha llegado como una sorpresa, ya que la Fiscalía no solicitó ninguna pena contra Barbarin por considerar que una parte de los hechos habían prescrito y que no estaba demostrado que hubiera intención de ocultamiento.

Los jueces estimaron al final que no había prescripción por su inacción entre julio de 2014 y junio de 2015 y lo condenaron por no denunciar en ese periodo malos tratos a menores, aunque éstos se hubieran producido mucho tiempo antes, entre 1970 y 1990.

Junto a la pena de cárcel, que Barbarin sólo tendría que cumplir efectivamente en caso de reincidencia, tendrá que pagar una indemnización simbólica de un euro a ocho de las víctimas de Preynat que lo habían denunciado, precisó la emisora France Info

Los abogados del cardenal anunciaron que recurrirán la sentencia. Durante la vista, Barbarin aseguró que nunca había tratado de esconder unos hechos que calificó de “horribles” y aseguró que aunque había oído rumores, se enteró de los abusos cometidos por el párroco de su diócesis en 2014 cuando una de las víctimas le contó directamente lo que había sufrido.

En enero de 2015 pidió consejo al Vaticano, que le recomendó alejar al cura de la parroquia y evitar el escándalo, aunque el cardenal tardó todavía unos meses en aplicar esa medida, hasta agosto.

La asociación creada por un grupo de víctimas, “La Parole Liberée” (”La palabra liberada”), había solicitado una condena simbólica de un euro y estimaba que la celebración del juicio en sí ya había sido una primera victoria ante la opinión pública.

La acusación había pedido la comparecencia en el proceso del Cardenal español Luis Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, al que Barbarin consultó cuando se dirigió al Vaticano, pero la Santa Sede lo rechazó alegando inmunidad diplomática.

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets