Por qué la penitencia nos ayuda a crecer el espíritu

Los 40 días de la Cuaresma que preceden a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, son una gran oportunidad para la reconciliación con Dios, para proponernos ser mejores cristianos y para vivir nuestra fe con un mayor compromiso.

“Es un tiempo para la conversión, la meditación y la reflexión, un momento para tener una participación más viva como cristianos”, explicó el padre Leonardo Tinoco Flores.

El Canónigo Penitenciario del Cabildo de Guadalupe explicó que la Iglesia recomienda especialmente acudir al Sacramento de la Penitencia o Reconciliación en esta época.

Leer: ¿Qué significan los signos de la Cuaresma?

“La Iglesia invita e insiste, de manera particular, que vivamos este tiempo en la oración y meditación de la Palabra de Dios, y también en la reconciliación. La Iglesia nos pide que, por lo menos una vez al año, nos confesemos de nuestras faltas graves y, de manera particular, hacerlo para prepararnos para la Pascua del Señor”.

“Claro que no es necesario estar esperando a que venga a la Cuaresma para hacerlo, tenemos que confesarnos siempre que fallemos a Dios de una forma grave, pero este es un tiempo muy propicio”.

El padre Leonardo Tinoco resaltó la importancia de que los católicos cumplan cabalmente con el ayuno y la abstinencia durante el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, que son obligatorios para todos los adultos, con excepción de los enfermos y ancianos.

Leer: 4 datos para entender el Miércoles de Ceniza

Estas prácticas “son una manera de ejercer el autodominio de nuestro cuerpo al que tanto le damos. Si pensamos solamente en la cuestión de alimentos, pues hay alimentos que nutren y hacen muy bien al ser humano, pero no todos. En el campo de la vida espiritual es exactamente lo mismo: no le podemos dar al cuerpo todo lo que nos pide, sólo por sentir placer”, dijo el Canónigo Penitenciario.

Además, el padre Tinoco Flores explica que todos los viernes de Cuaresma se debe observar la abstinencia de comer carne, aunque la Iglesia en México permite intercambiarla por la realización de obras de caridad; o bien, por la abstinencia de alguna afición o placer.

eer: Tips para ponernos en forma en esta Cuaresma

“Puedo ayunar de otras cosas que me están dañando. No solamente los jóvenes, también las personas mayores se han hecho adictos al celular. Pueden abstenerse del teléfono, darle un buen sentido y tratar de convivir más con su familia, con su esposa o con su esposo. Ese es también un tipo de ayuno”, explicó el Canónigo Penitenciario.

“Podemos abstenernos de ver un programa de televisión y, en su lugar, rezar un Rosario (…) para entrar más en esta íntima unión con Dios”.


Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets