La reducción al estado laical


Cuando veo en toda lo largo y ancho de la Iglesia a sacerdotes reducidos al estado laical contra su voluntad, siento una grandísima pena. Si tienen que cumplir penas en una prisión, que las cumplan. Pero, al salir, debería haber casas donde pudieran vivir en comunidad, cultivando un huerto, rezando las horas en un coro, dedicados a trabajos manuales y a la oración.
Estoy tan convencido de lo sagrado que es el orden sacerdotal que siempre habría que ofrecer un destino de este clase para este tipo de presbíteros. Estoy seguro de que esta es la voluntad de Cristo. Si alguno quiere dejar el sacerdocio, que lo deje. Pero nunca echarlo.
El sacerdocio no es un trabajo del que te echan si estás dispuesto a someterte, a obedecer, a humillarte. Si los objetos sagrados se guardan en la sacristía, ¿no debería hacerse lo mismo con las personas sagradas? En los siglos pasados, siempre se hizo así y, desde luego, que hubo todo tipo de delitos eclesiásticos. Pero siempre se consideró que, si se arrepentía, se le podía enviar a un lugar penitencial e, incluso, aislado si era preciso.
En la pena de la reducción al estado laical (cuando es impuesta) no dejo de ver una cierta concepción secular del sacerdocio. Para los delitos penales, está el juez con su código legal. Para los pecados externos, siempre cabe la penitencia si se está dispuesto a cambiar, obedecer y vivir donde y como diga el superior.
Este tipo de casas de reclusión eclesiástica podrían llegar a crear un ambiente tan beneficioso para los que allí vivan, que se podría llegar a un acuerdo con el Estado, para que algunos presos comunes, presos no clérigos, pudieran pasar allí el tiempo final de su condena si así lo solicitan. Sería ya al final de su condena, cuando ya les queda poco para salir. ¿Quién se va a fugar en el último año de condena? Si cada diez clérigos, dos fueran este tipo de presos, no sería una cantidad excesiva.
El Estado aliviaría un poco el exceso de presos en sus cárceles y ahorraría dinero, pagando la misma cantidad que le cuesta mantenerlo en una prisión. Sería un beneficio para el preso y para el sistema penitenciario. La cantidad sería mínima, tal vez veinte presos en toda la nación, pero el bien para esas personas podría ser inmenso.

Qué bonito sería ver a algunos presos salmodiando en un coro vestidos con un traje adecuado a su condición laical, entre sacerdotes; cuidando de unas gallinas, limpiando el claustro. Esas casas podrían ser un bálsamo para un flujo pequeño, pero constante de personas.
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets