La droga no tiene más poder que Jesús, dice obispo a barrios pobres de Argentina [VIDEO]

BUENOS AIRES, 15 Mar. 19 (ACI Prensa).- Ante la presencia de miles de fieles provenientes de distintas “villas miseria”, barrios pobres de Argentina, el Obispo de Río Gallegos, Mons. Jorge García Cuerva, aseguró que “la droga no tiene más poder que Jesús”.

Lo hizo en el marco del 11º aniversario de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC), celebrado en la Villa Marista de la ciudad de Luján (Buenos Aires) bajo el lema: “Recibir la vida como viene”.

La celebración comenzó el sábado 9 de marzo con distintas actividades que reunieron a más de dos mil personas de distintos hogares de Cristo, para culminar al día siguiente con la Santa Misa en la Basílica de Nuestra Señora de Luján.

En su homilía, Mons. García se destacó cuatro tentaciones con las que el demonio busca “separarnos del camino de Dios” y “arruinar la vida”:

La primera tentación es la de “olvidarnos de donde salimos”. El prelado explicó que “todos nosotros somos amados, salvos y perdonados por Jesús. Y cuando uno se olvida que alguna vez fue medio ‘atorrante’ se cree mejor que los demás. Y empezamos a marcar con el dedito acusador a toda la gente, nos sentimos medios perfectos”.

“Yo digo que lo que hacen eso seguro tienen un muerto en el placard, porque la gente más buena es la que se siente más perdonada por Jesús”, expresó Mons. García, “si reconozco que Dios me rescató y me perdonó con mis muchos pecados, ¿quién soy yo para andar con el dedito acusador? El dedito a la oreja”.

En segundo lugar, está la tentación de “bajar los brazos” y entonces “creer que la droga ya nos ganó, que caí tantas veces que ya no se puede hacer nada”. Este peligro también lo corren los voluntarios de los hogares de Cristo al no ver “resultados” en su servicio.

Frente a esto, Mons. García recordó que “nosotros creemos en la victoria de Jesucristo en la Cruz y entonces, más allá de las dificultades, ojo con no caer, no bajar los brazos. La droga no tiene más poder que Jesús”.

La tercera tentación es “quedarse solo”, es decir, “creer que yo puedo solo y cuando te empiezan a dar un consejo vos decís: no, yo puedo solo, yo sé lo que me pasa”.

El obispo advirtió que “cuando uno se queda solo es carne de cañón para las drogas, para el demonio. Por eso nos sentimos una gran familia, porque sabemos que no podemos solos y que unidos es más fácil. Jesús nos quiere laburando en equipo”.

La cuarta tentación tiene relación con “creernos los mejores”, ya que “el problema es que cuando uno se la cree es cuando más el demonio nos tienta”.

“Por eso, hoy celebramos 11 años pero le seguimos diciendo a la Virgen: te necesitamos. Le seguimos diciendo a Dios: no podemos solos, no queremos bajar los brazos aunque la tentación a veces es grande, que queremos seguir adelante como hermanos y como familia”, expresó Mons. García.

Al concluir su homilía, el Obispo de Río Gallegos aseguró que una de las claves para vencer las tentaciones es pedir la presencia del Espíritu Santo. Por lo tanto animó a los fieles a pedirla al Espíritu de Dios “que no se vaya nunca de mi corazón”.

Al dirigirse a la imagen de la Virgen de Luján, Mons. García agradeció a la Madre de Dios la presencia de los hogares de Cristo en Argentina, sus voluntarios y residentes, e insistió que “el poder de la droga no es más que el poder de Dios y de la Virgen.

“A Ella le pedimos que nos agarre de su mano para vencer todas las tentaciones”, concluyó.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets