La devoción a nuestra Madre

El 12 de diciembre de 1981, 450º. Aniversario de las Apariciones de la Virgen de Guadalupe, el Papa San Juan Pablo II se enlazó a la Basílica de Guadalupe a través de un radiomensaje. El Papa dijo que México era un País mayoritariamente católico … pero 100% Guadalupano ¿Qué había percibido el Papa en el Pueblo mexicano en su visita de 1979?

El “Santo Papa” había captado algo que traemos en la sangre: el amor, la devoción, el cariño a la Virgen de Guadalupe, un amor y una devoción que no distingue estratos sociales, región de origen, edades, incluso posturas ideológicas o políticas, …; por encima de todo ello, está el amor de los mexicanos a la “morenita”.

Ella es nuestra Madre, pero no sólo de título, Ella escucha nuestras plegarias desde cualquier rincón donde la invoquemos, desde cualquier lugar donde esté su bendita imagen; como verdadera Madre nos escucha las 24 horas del día los 365 días del año; siempre está ahí, esperando nuestra plegaria como nuestra Mamá, siempre atenta a sus hijos…

Y cuando estos cuidados y favores de la Virgen Madre de Cristo son palpables, cuando nos toca vivirlos en carne propia, o en la de los hijos, … es cuando amamos, no en teoría, sino con todo el corazón a esta Madrecita del Tepeyac

Su presencia y su patrocinio sobre México y sobre cada uno de nosotros es pacto de amor para siempre entre el Pueblo de México y la Madre de Dios.

Como decimos en el canto… ¡ES DE MARÍA LA NACIÓN!

*Pbro. Dr. Juan de Dios Olvera Delgadillo Canónigo de Guadalupe.


Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets