La Biblia y los antropólogos


He escuchado hoy una magnífica conferencia sobre los estudios genómicos de la historia de la población europea. El experto es un profesor de cierta universidad española que demostraba un impresionante conocimiento de su materia. Me ha gustado mucho. Perdonad que no ponga el nombre ni de él ni de la universidad, pero no lo recuerdo y tardaría un rato en encontrarlo.
En un momento dado, este profesor explicaba el cambio tan grande que han dado los nuevos estudios genómicos a lo que se pensaba sobre la historia de los europeos.
Ahora ha quedado demostrado que muchas tesis que se daban por seguras acerca del neolítico y de los dos mil años posteriores eran completamente falsas. No es que fueran un poco erróneas, sino totalmente equivocadas.
El problema de los antropólogos es que llevo toda mi vida escuchando que algo ya está totalmente demostrado, plenamente demostrado, y diez años después leo cómo eso se ha demostrado que era falso. Todo es absolutamente seguro como que el sol luce en el cielo, hasta dentro de diez años. En este campo concreto de los inicios de la Humanidad, todo está archidemostrado hasta que tal o cual descubrimiento…
Hasta ahora me fiaba de nuestros queridos amigos los antropólogos y no sabía qué pensar acerca de las cronologías de la Humanidad en la Biblia. No negaba yo lo que decía la Biblia, pero pensaba cautamente: “¿Quién sabe si habrá una explicación que desconozco por la que, en realidad, las dos cosas se pueden conciliar?”.
Pero hoy he comprobado, otra vez más, los bandazos que da esta ciencia de la antropología. (El profesor no era creyente. No penséis que él me ha influido.) Así que, a partir de ahora, he abierto los ojos y lo echo todo a rodar: ¡Doy por cierta la cronología bíblica de la Historia de la Humanidad! La doy por cierta, segura y creíble. Se acabó la cautela. Al menos, la Biblia siempre me ha ofrecido la misma cronología, no como los otros.
Los antropólogos me han cambiado radicalmente, varias veces, la versión de los hechos en lo que llevo de vida. Si esto hubiera sido un juicio por asesinato, ya hubiéramos ahorcado a media docena de culpables. Eso sí, los hubiéramos sentenciado con pruebas indudables.
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets