En una parroquia el sacerdote y la comunidad deben trabajar juntos, afirma arzobispo

BUENOS AIRES, 07 Mar. 19 (ACI Prensa).- El Arzobispo de Rosario (Argentina), Mons. Eduardo Eliseo Martín, aseguró que la clave para que una parroquia pueda anunciar a Jesús es que el sacerdote y la comunidad se propongan “trabajar juntos”.

El Prelado hizo este llamado a la unidad al presidir la Misa por el inicio del ministerio como párroco del P. Marcelo Bertollo en la recién creada parroquia Nuestra Señora del Trabajo, en el barrio rosarino 7 de Septiembre.

En su homilía del 2 de marzo, Arzobispo de Rosario agradeció a Dios por la nueva parroquia, cuya comunidad “ya viene caminando hace varios años, pero ahora ha alcanzado un grado de madurez, ha habido una necesidad y gracias a Dios tenemos un sacerdote para que la pueda guiar”.

Explicó que “la palabra ‘parroquia’ quiere decir, ‘la iglesia entre las casas, la iglesia entre la gente’. Es la Iglesia que está en el barrio. Nosotros, que somos la Iglesia, en el barrio. Con el párroco que preside la fe y nos guía en la fe, debemos estar en el barrio”.

En ese sentido, Mons. Martín aseguró que “nada puede hacer el sacerdote sin el pueblo de Dios que lo ayude a anunciar el Evangelio”. Al mismo tiempo que “el párroco es el que anima a la comunidad y la lleva a los buenos pastos para que pueda conocer al Señor, su Palabra y la enseñanza”, señaló.

“El párroco preside el culto, los sacramentos, porque por el orden sagrado y en nombre del Señor comunica la gracia de Dios. Este es el gran servicio sacerdotal: los sacramentos. A través de las manos del sacerdote tenemos los sacramentos”, observó.

En cuanto al corazón de la parroquia, Mons. Martín señaló que “una comunidad debe unirse y reunirse alrededor de la mesa presidida por el párroco a celebrar la Eucaristía, cumbre y fuente de todo dinamismo de la vida parroquial”.

“La Eucaristía nos convoca y de aquí nace todo ímpetu misionero, evangelizador, el espíritu de amor, de reconciliación”, sostuvo.

Asimismo, en cuanto al servicio “el sacerdote también preside a la comunidad en la caridad para que estén unidos. Por eso hay que evitar lo que no viene de Dios. Evitar las divisiones. Por eso hay que vivir la comunión de fe y amor”.

De esta manera, continuó el Arzobispo, “la comunidad unida en el amor es hermosa. Y las realidades hermosas atraen. Cuando hay divisiones, hay fealdad. Y lo feo repugna. Lo hermoso atrae”.

En conclusión, “la misión del sacerdote y la comunidad es esta: trabajar juntos para llevar a Jesús y atraer más fieles”, indicó el Prelado.

Al término de su homilía Mons. Martín pidió a la Virgen María por la nueva comunidad parroquial, “que Ella les dé la gracia de crecer en número y en santidad y que Ella les dé mucho ‘trabajo’ como comunidad, que trabaje mucho esta comunidad para dar gloria a Dios y el bien a nuestros hermanos se haga más visible”.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets