Agencia Católica de Noticias de México

 Inscríbete al Evangelio del día en Audio vía Whatsapp
Artículos Recientes
11-S 3-D Accion ACI Prensa Actualidad y Análisis Actuall Adolescencia Africa Agencia Zenit Agenzia Fides Agustinos Recoletos AICA Aleteia Amistad Animacion Animales Aniversarios Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1932 Año 1933 Año 1934 Año 1935 Año 1937 Año 1938 Año 1940 Año 1941 Año 1943 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1971 Año 1972 Año 1974 Año 1977 Año 1979 Año 1981 Año 1982 Año 1984 Año 1985 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1990 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2014 Año1993 Años 1910-1919 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Años 80 Apologetica para el mundo Arquidiocesis de Durango Arquidiocesis de Guadalajara Arquidiocesis de Monterrey Arquidiocesis de Tijuana Arquidiocesis de Yucatan Arquimedios Arquimedios Guadalajara Artes Marciales Articulos Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Aviones Baloncesto Basado en hecho reales Basado en hechos reales Belico Biblia Biografico Blogueros con el Papa Bolsa y Negocios Boxeo Brujeria Canonizaciones Catastrofes Catequesis Ciencia ficcion Ciencia ficción Cine épico Cine familiar Cine Mexicano Cine religioso Circo Clarisas Coches/Automoviles Colaboradores Colegios y Universidad Colonialismo Comedia Comedia dramatica Comedia Romántica Comic Conferencia Episcopal de Chile Conquista de America Conversando sobre la fe Cor ad Cor Loquitur Cortometraje Crimen Cristo Cuentos Deo omnis gloria Deporte Descargable Desde la Fe Dinosaurios Diocesis de Celaya Diocesis de Matamoros Directorio Discapacidad Documental Dr. Carlos Álvarez Cozzi Drama Drama de epoca Drama romantico Drama social Ecclesia Digital Edad Media Ejercito El Observador de la actualidad El santo del dia El Santo Rosario Encuentra.com Enfermedad Enseñanza Epistolas matritensis Esclavitud Espada de dos filos Eutanasia Evangelio Evangelización en México y América Extraterrestres Familia Fantastico Fátima TV Formación Permanente Franciscanismo Franciscanos Futbol Futbol americano Futuro postapocaliptico Gatos Genio femenino Gore Gran Depresion Guerra Civil de El Salvador Guerra Civil Española Guerra Cristera Guerra de Bosnia Guerra de la Independencia Española Guerra de Secesión Guerra Fria Hebreos Historia de la OFS Historias cruzadas Historico Holocausto Homosexualismo Iglesia en Mexico II Guerra Mundial Imagenes Infancia Infantil Infocatolica InfoRIES InfoVaticana Inmigracion Intriga Juegos olimpicos La Biblia La esfera y la cruz La Oracion La Santa Misa Liturgia de las Horas Lourdes TV Magia Marionetas Marvel Comics Medicina Melodrama Mera defensa de la fe Miniserie de TV Mitologia Mitología Monstruos Musica Musical Naturaleza Navidad Nazismo Noticias Novela Nuevo Testamento O frio o caliente Obispos OFM OFS en Mexico Oraciones Padre Fabian Barrera Padre Heliodoro Mira Garcia-Gutierrez Padre Jose Antonio Fortea Cucurull Pajaros Papas Patinaje sobre hielo Pelicula de culto Peliculas Peliculas Religiosas Pintura Policiaco Politica Precuela Prehistoria Promocion Vocacional Protestantes Provida Racismo Radio Razones para nuestra esperanza Reforma o Apostasia Regnum Christi Religion Religión Remake Revolucion Francesa Revolucion Mexicana Robots Romance Rome Reports Rugby Sacerdotes Sacro y Profano San Juan de Ávila Santa Clara Santoral Satira Sectas Secuela Secuestros Semanario Serie de TV Siglo IV Siglo XII Siglo XIII Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Siglo XX Spin-off Submarinos Superhéroes Supervivencia Surrealismo Telefilm Television Catolica Temas de historia de la Iglesia Terrorismo Thriller Thriller futurista Trabajo/Empleo Trenes Valores Vatican News Vejez Viajes en el tiempo Vida Rural Vida Rural Norteamericana Vidas de Beatos Vidas de Santos Videos Vikingos Virgen Maria Volcanes Western

MADRID, 20 Sep. 19 (ACI Prensa).- Ante la posibilidad de que el Sínodo de la Amazonía, a realizarse del 6 al 27 de octubre en el Vaticano, el Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia (España), aseguró que pertenece “a la misma entraña y esencia de la Iglesia y nadie en la Iglesia puede hacer otra cosa que admitir a la ordenación sacerdotal solamente a los varones. Y que esto es irreformable”.

En un artículo titulado “¿Ordenación sacerdotal de mujeres?”, publicado el 18 de septiembre en el diario español La Razón, el Cardenal Cañizares explicó que tanto ante el inicio del Sínodo de Obispos para la Amazonía, y el anuncio de los Obispos alemanes que también proyectaban la celebración de otro sínodo, han aparecido “informaciones de que van a tratar de la modificación de la disciplina eclesial del celibato, de la ordenación de sacerdotes casados, viri probati, o de la ordenación de las mujeres”.

Según apuntó el Arzobispo de Valencia sobre el Sínodo alemán “se vierten rumores de que se va a intentar cambiar algunos temas de moral sexual o matrimonial y revisar la actual doctrina moral de la Iglesia católica sobre esos temas; hay voces que alarman sobre un previsible cisma”.

Para el Purpurado, se ha motivado un “ambiente que en nada favorece la paz y la unidad interna de la Iglesia”. 

En su artículo, el Cardenal asegura que no cree que “haya ningún cisma, porque la palabra del Papa está siendo muy clara” y por eso escribió una carta preciosa dirigida al Pueblo de Dios en Alemania, que marca la ruta y disipa todo temor a un previsible disparate, que nunca ocurrirá”.

“Respecto a los temas del sacerdocio, estimo que ni el Papa Francisco ni un servidor veremos hecho realidad tal intento, si es que lo hay”, aseguró el Cardenal Cañizares y recordó la Carta Apostólica dirigida a los obispos de todo el mundo sobre la ordenación sacerdotal, que quedaba reservada sólo a hombres.

“Se trata de un texto muy importante, que no debería pasar desapercibido por los fieles y por todos”, subrayó el Arzobispo de Valencia. 

En esa Carta Apostólica, recordó, San Juan Pablo II “hablaba en cuanto pastor supremo de la Iglesia, Sucesor de Pedro, con la expresa intención de confirmar en la fe a los hermanos, como corresponde a lo que es propio de su ministerio” y declaraba que “la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres”.

“Esta enseñanza, afirmó el Santo Padre, “debe ser tenida por todos los fieles de manera definitiva”, recordó el Cardenal.

“¿Por qué la Iglesia católica, a pesar de todo eso, se mantiene firme sin embargo en su posición de la no ordenación sacerdotal de la mujer? ¿No cambiará su posición?”, preguntó el Cardenal.

Respondiendo a esta cuestión, el Arzobispo recordó que “la Carta del Papa San Juan Pablo II venía a enseñar a todo el Pueblo de Dios que en esta materia, que pertenece a la misma entraña y esencia de la Iglesia, ni él ni nadie en la Iglesia puede hacer otra cosa que admitir a la ordenación sacerdotal solamente a los varones. Y que esto es irreformable”.

Además, explicó que la razón que dio el Papa San Juan Pablo II al respecto es “básica y tiene unas consecuencias muy grandes para toda la Iglesia” ya que ésta “en modo alguno tiene la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres” ya que, explicó el Cardenal, “así nos viene por la Revelación que ha acaecido plenamente de manera irrevocable y definitiva en Jesucristo y por la Tradición de la Iglesia, que, asistida por el Espíritu Santo, actualiza, no la crea ni la modifica, esa Revelación a lo largo de los siglos”.

En ese sentido, el Cardenal Cañizares precisó que la concepción católica de “Revelación” contiene “una realidad que le es dada al hombre como algo que soberanamente le adviene y es independiente de él”, es decir, “la Revelación se apoya en la manifestación de Dios mismo en persona a través de acontecimientos, más allá de las interpretaciones y decisiones del hombre”.

“Por ello, como la Revelación, a la que pertenecen también los acontecimientos –y sobre todo el Acontecimiento único e irrepetible de Jesucristo–, no es obra del hombre, no está tampoco en nuestras manos el modificarla al hilo de las experiencias humanas, de las situaciones sociales e históricas o de las diversas culturas”, aseguró.

Por eso, dijo que al ser parte de la Revelación “se deriva algo muy importante para toda la Iglesia, para todo aquello que pertenece a su identidad y a su constitución: que nadie podemos disponer de la fe y de la vida cristiana, ni sentirnos dueños ni señores de ella”.

Es decir, “no podemos cambiar sus elementos esenciales al hilo de los movimientos cambiantes de la historia o de las “exigencias” de un tiempo o de una cultura determinada. Eso sólo sería posible si la fe fuese producto de la especulación y creación de los hombres. Pero no es así. Cuando se convierte a la cultura en el criterio y medida de la fe, se pone en cuestión el fundamento mismo de la fe”, aseguró.

“Si la cultura es la que decide lo que es válido y lo que no lo es en la fe y en la vida de la Iglesia entonces estamos diciendo que Jesucristo no ha sucedido. Su persona, sus obras, sus gestos no tendrían un valor definitivo de Revelación última y plena. En este caso no sería Ella Palabra de Dios hecha carne, en el que Dios nos lo ha dicho todo; tendríamos que esperar otra revelación; no estaríamos salvados”, destacó el Purpurado.

“Y esto es lo que está en juego en la ordenación sacerdotal de la mujer. Es una cuestión que pertenece a la entraña de la fe. Y por eso la Iglesia, aunque quisiera, no puede hacer otra cosa que seguir lo que Cristo hizo, recogido en las Sagradas Escrituras, el cual eligió a sus Apóstoles sólo entre hombres”, insistió.

En este sentido, el Cardenal explicó que se puede estar “muy tranquilos” ya que “no llegaremos a ningún cisma”, pero animó a rezar mucho “por la unidad y comunión plena de la Iglesia y por la fidelidad al Papa, a la Revelación ya la Tradición de la Iglesia, y esto no se va a poner en tela de juicio, aunque sean muy distintos, ni en el Sínodo de la Amazonía, ni en Alemania. No puede hacerse, se dejaría de ser la Iglesia que Jesús ha querido”.

Terminó pidiendo más oraciones por “la unidad-comunión de la Iglesia para que evangelice, que ése es su cometido principal que la constituye y la mayor de sus urgencias: evangelizar, como en los primeros tiempos, para hacer cristianos que vivan la comunión de la Iglesia”.

VATICANO, 20 Sep. 19 (ACI Prensa).- El Papa Francisco pidió a los médicos rechazar la tentación, inducida también por cambios legislativos, de utilizar la medicina para causar directamente la muerte por eutanasia.

El Santo Padre hizo este llamado durante la audiencia en el Vaticano concedida a la Federación italiana de los colegios de médicos cirujanos y odontólogos, este 20 de septiembre.

Ante los cambios actuales en la medicina y en la sociedad, el Papa Francisco destacó que “es importante que el médico no pierda de vista la singularidad de cada paciente, con su dignidad y su fragilidad. Un hombre o una mujer que debe acompañarse con conciencia, inteligencia y corazón, especialmente en las situaciones más graves”.

“Con esta actitud se puede y se debe rechazar la tentación -inducida también por cambios legislativos- de utilizar la medicina para apoyar una posible voluntad de morir del paciente, proporcionando ayuda al suicidio o causando directamente su muerte por eutanasia”, señaló el Papa.

En esta línea, el Pontífice explicó que “son formas apresuradas de tratar opciones que no son, como podría parecer, una expresión de la libertad de la persona, cuando incluyen el descarte del enfermo como una posibilidad, o la falsa compasión frente a la petición de que se le ayude a anticipar la muerte”.

De este modo, el Santo Padre citó la nueva carta del personal sanitario para recordar que “no existe el derecho de disponer arbitrariamente de la propia vida, por lo que ningún médico puede convertirse en tutor ejecutivo de un derecho inexistente”.

Además, el Papa Francisco citó el número 89 de la Carta Encíclica “Evangelium Vitae” de San Juan Pablo II en la que se destacaba que la responsabilidad del personal sanitario “ha crecido hoy enormemente y encuentra su inspiración más profunda y su apoyo más fuerte precisamente en la intrínseca e imprescindible dimensión ética de la profesión sanitaria, como ya reconocía el antiguo y siempre actual juramento de Hipócrates, según el cual se exige a cada médico el compromiso de respetar absolutamente la vida humana y su carácter sagrado”.

“La medicina, por definición, es un servicio a la vida humana, y como tal implica una referencia esencial e indispensable a la persona en su integridad espiritual y material, en su dimensión individual y social: la medicina está al servicio del hombre, de todo el hombre, de cada hombre”, destacó el Santo Padre.

Por ello, el Papa indicó que “debemos recordar siempre que la enfermedad, objeto de sus preocupaciones, es más que un hecho clínico, médicamente circunscrito; es siempre la condición de una persona, el enfermo, y es con esta visión, integralmente humana, con la que los médicos están llamados a relacionarse con el paciente: considerando por tanto su singularidad como persona que tiene una enfermedad, y no sólo el caso de la enfermedad que tiene ese paciente”.

En este sentido, el Papa Francisco afirmó a los médicos que “se trata de poseer, junto con la debida competencia técnico-profesional, un código de valores y significados con el que dar sentido a la enfermedad y a su trabajo y hacer de cada caso clínico un encuentro humano”.

Por último, el Pontífice invocó la bendición de Dios sobre el compromiso de los médicos y los encomendó a la especial intercesión de la Virgen María “Salus infirmorum” y les pidió que no se olviden de rezar por él.

Debora Donnini – Ciudad del Vaticano

Que los obispos estén cerca de Dios en la oración, de sus sacerdotes, cerca unos de otros y, finalmente, del pueblo de Dios. Es el camino que el Papa señala esta mañana en su homilía de la Misa en la Casa Santa Marta. Su meditación parte de las Lecturas de la Liturgia de ayer y de hoy, centrándose en los consejos que el apóstol Pablo da al joven obispo Timoteo: consejos que continúan también en la Segunda Carta.

El diablo entra por los bolsillos

Ayer en el centro de estos consejos estaba la exhortación a no descuidar el "ministerio como un don". Hoy el corazón de la reflexión es el dinero, pero también los chismes, las "habladurías, las discusiones estúpidas": todas cosas que debilitan la vida ministerial, subraya Francisco. "Cuando un ministro -sacerdote, diácono, obispo- comienza a apegarse al dinero", se ata a la raíz de todos los males, reitera el Papa refiriéndose a la primera lectura de hoy, en la que Pablo recuerda, precisamente, que la codicia del dinero es la raíz de todos los males (1 Tm 6, 2c-12). "El diablo entra por los bolsillos", decían "las ancianas de mi tiempo", señala el Papa, como en otras ocasiones.

La primera tarea de un obispo es orar

En su homilía, el Papa subraya que no sólo los obispos, sino también los sacerdotes y los diáconos están llamados a estar cercanos. Hay cuatro "cercanías" que el Papa indica. En primer lugar, el obispo "es un hombre de cercanía a Dios". El Papa recuerda que cuando los apóstoles "inventaron" los diáconos para servir mejor a las viudas y a los huérfanos, para explicarlo Pedro afirma que "a nosotros", es decir, a los apóstoles, corresponde "la oración y el anuncio la Palabra". "La primera tarea de un obispo es, por tanto, orar: "da la fuerza", explica, y también despierta "la conciencia de este don, que no debemos descuidar, que es el ministerio".

Es triste cuando un obispo se olvida de sus sacerdotes

La segunda cercanía es aquella a sus sacerdotes y diáconos, sus colaboradores, que son los más cercanos. "Primero debes amar a tu prójimo más cercano, que son tus sacerdotes y diáconos”.

Es triste cuando un obispo se olvida de sus sacerdotes. Es triste escuchar quejas de sacerdotes que te dicen: "Llamé al obispo, necesito una cita para decir algo, y la secretaria me dijo que todo está lleno hasta los tres meses...". Un obispo que siente esta cercanía a los sacerdotes, si ve que un sacerdote lo ha llamado hoy, a lo sumo mañana debería volver a llamarlo, porque tiene derecho a saber, a saber que tiene un padre. Cercanía a los sacerdotes. Y los sacerdotes, vivan la cercanía entre ellos, no las divisiones. El diablo entra allí para dividir el presbiterio, para dividir.

Recordar de dónde te ha sacado el Señor

Así, de hecho, advierte el Papa, comienzan los grupitos que "dividen por ideologías", "por simpatías". La tercera cercanía, por lo tanto, es aquella de los sacerdotes entre sí, mientras que la cuarta es aquella al pueblo de Dios:

En la segunda carta, Pablo comienza diciéndole a Timoteo que no se olvide de su madre y de su abuela, es decir, que no olvide de dónde viene, de dónde le sacó el Señor. ¡No te olvides de tu gente, no te olvides de tus raíces! Y ahora, como obispo y como sacerdote, debe estar siempre cerca del pueblo de Dios. Cuando un obispo rompe con el pueblo de Dios termina en un ambiente de ideologías que no tiene nada que ver con el ministerio: no es un ministro, no es un siervo. Ha olvidado el don – gratuito – que le fue dado.

Orar por los Obispos

En conclusión, el Papa resume y vuelve a pedir que no se olviden de estas "cuatro cercanías", incluida aquella del colegio episcopal y presbiterial: la cercanía a Dios, la oración; la cercanía a los sacerdotes por parte del obispo y de los sacerdotes con el obispo; la cercanía de los sacerdotes entre sí y de los obispos entre sí y la cercanía al pueblo de Dios. Al cual, exhorta encarecidamente a orar para que los obispos y sacerdotes tengan esta cercanía, "por sus guías": "aquellos que los conducen por el camino de la salvación".

¿Ustedes rezan por sus sacerdotes, por el párroco, por el vice párroco, o simplemente lo critican? Debemos rezar por los sacerdotes y los obispos, para que todos nosotros -el Papa es un obispo - sepamos custodiar el don, no descuidar este don que se nos ha dado, con esta cercanía.

 

Ciudad del Vaticano

El 20 de septiembre, Vatican News publica el video de la Red Mundial de Oración del Papa en Chile sobre la Encíclica del Papa Francisco, Laudato Si', sobre el cuidado de la creación, recitada a ritmo de décimas. En esta ocasión habla “De la justicia entre las generaciones”.

Esta nueva forma es un modo de descubrir los problemas urgentes que afectan a la Madre Tierra, con el fin de acabar con esta peligrosa indiferencia social, lamentablemente tan extendida en nuestro tiempo.

Una práctica popular para transmitir cultura

La décima es una forma poética de origen español, que varios países de América Latina tienen en común, inscribiéndola en una larga historia de improvisación literaria traída de Europa y de África. Ha sido y sigue siendo en muchos lugares del mundo, una valiosa práctica popular utilizada para comunicar, enseñar y transmitir la cultura de los pueblos por tradición oral.

Encíclica excelente del Papa y del tema urgente

La décima se compone de diez versos octosilábicos, cuyas rimas se organizan bajo el esquema «abbaaccddc». Tal como informan los expertos, hay muchas variantes de este "complejo ejercicio", que varía según el país, aunque la mayoría son recitadas o cantadas en el modelo de "pie forzado".

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Papa recibió a los participantes en el simposio que lleva por tema: «La familia inmigrante y sus exigencias sanitarias», organizado por SOMOS Community Care.

Desde hace varios años, en la ciudad de Nueva York esta organización se dedica a la asistencia y a la atención sanitaria de aquellos que viven al margen de la sociedad, en situaciones de pobreza y carestía. De ese modo, les dijo Francisco, difunden la cultura del encuentro, «donde nadie es descartado ni adjetivado; sino donde todos son buscados, porque son necesarios, para reflejar el Rostro del Señor».

Una asociación que contrasta la cultura del descarte

Su compromiso cotidiano, les dijo, se dirige a contrastar esa cultura del descarte que domina en muchos escenarios sociales. Al hacer eso, son protagonistas de un cuidado global de la persona que pone a disposición con generosidad y altruismo, un servicio integral de médicos y agentes socio-sanitarios, quienes garantizan prestaciones de medicina preventiva, de terapias y rehabilitación. Esta solidaridad con los enfermos es un verdadero tesoro, añadió, y es un signo distintivo del cuidado y la asistencia sanitaria auténtica, que ponen en el centro a la persona y sus necesidades.

“Su organización se distingue por la relación de empatía y de confianza que consigue instaurar con los enfermos y sus familias, compartiendo su vida y acercándose a su cultura y lengua, con el fin de favorecer la relación humana”.

La asistencia sanitaria. Un derecho de algunos pocos

Además, el Papa alabó el compromiso personal que tienen los miembros de SOMOS, con aquellos a los que asisten. Ante una sociedad que tiende a un marcado individualismo, es necesario alentar la actitud de esta asociación, dijo.  

“La sociedad actual... tiende a desarrollar dentro de sí «un marcado individualismo que, combinado con la mentalidad utilitarista […] produce la “globalización de la indiferencia”. […] por esta senda, cada sujeto que no responde a los cánones del bienestar físico, mental y social, corre el riesgo de ser marginado y excluido»”.

Hoy, señaló el Papa, la asistencia sanitaria está reconocida como un derecho humano universal y como una dimensión esencial del desarrollo humano integral. “Aun así, en el mundo sigue siendo todavía un derecho garantizado a pocos y vedado a muchos. Y se debe indicar que, con frecuencia, allí donde está garantizada la asistencia al enfermo, la misma está dominada por el tecnicismo, que termina por prevalecer sobre la persona, desnaturalizando el sentido último del cuidado [mismo]”.

Aun cuando no todas las intervenciones médicas producen la curación física, la asistencia sanitaria prestada con un corazón humano tendrá siempre la capacidad de beneficiar la vida, en el espíritu y en el cuerpo. Por eso, el compromiso de cada operador sanitario junto al enfermo encuentra su expresión más madura y también más eficaz cuanto está animado por el amor. Y, a partir de gestos cotidianos, este estilo hace que la cultura del cuidado florezca como elemento esencial del bien común.

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets